Convertirse en traductora:

Lección 1x01


Becoming a translator. Image: Pixabay.

Convertirse en traductora. Fuente de imagen: Pixabay. 

Convertirse en traductora puede parecer más duro de lo que es porque a todo el mundo le surgen un millón de preguntas cuando termina la universidad, ¡y es perfectamente normal! ¡Deja que responda a algunas de esas preguntas!

Tengo que decir (y seguramente muchas personas estén de acuerdo) que la universidad es increíblemente útil porque te ofrece la oportunidad de adquirir (¡y descubrir!) habilidades nuevas. No obstante, como traductora profesional aún habrá cosas que tengas que averiguar por ti misma. ¡Pero no te preocupes! No estás sola.

Primera pregunta: he terminado la universidad, ¿y ahora qué?

Puede que, al graduarte, probablemente no tengas ni idea de qué quieres hacer con tu vida. ¿Y sabes qué? No eres la única.

Una de las ventajas (posiblemente también sea un inconveniente) de nuestra profesión es que te ofrece múltiples opciones, algo que puede ser confuso cuando recién terminas la universidad, y es que, al no tener experiencia profesional, realmente no puedes decidir qué te gusta más.

Consejo 1: ¡No te preocupes, sé feliz! 

En ese caso, te recomiendo que busques un trabajo (cualquier cosa vale) para empezar en el mundo laboral y empezar a crear una red de contactos.

Una vez tengas suficiente experiencia (a veces solo la obtendrás cuando hayas probado suerte en varios trabajos y tengas unos pocos años más), seguro que encuentras tu verdadera pasión y puedes encontrar tu nicho.

«¿Mi qué!» Un nicho, en el mundo de la traducción, es el área de especialización o el sector que más te gusta y en el que mejor te desempeñas.

Consejo 2: sé realista y pragmática. 

No esperes trabajar solo en proyectos relacionados con tu nicho desde el primer día. Incluso las traductoras con más experiencia pueden tener que combinar diferentes nichos para pagar las facturas. 

Por ejemplo, yo combino traducción para medios de comunicación con interpretación médica y redacción creativa de contenidos.

Segunda pregunta: ¿cuenta la experiencia a la hora de buscar trabajo como traductora?

¡Sí! Por este motivo, cualquier traductora con experiencia te recomendaría que empieces a trabajar en proyectos para organizaciones sin ánimo de lucro para ganar experiencia y decidir si te gusta el sector o no. Además, ¡el voluntariado es algo que muchas empresas tienen en cuenta a la hora de contratar!

Tercera pregunta: vale: ya elegí mi nicho y he ganado algo de experiencia. ¿Y ahora qué?

Las redes de contactos son esenciales hoy en día, ¡especialmente si eres autónoma! LinkedIn e Instagram son plataformas increíbles para ello, ¡ya que lo puedes hacer sin levantarte del sofá! La clave está en familiarizarte con los hashtags.

Consejo 3: Hay una red de traductoras no oficial en LinkedIn que fue creada recientemente para que profesionales de todo el mundo pudieran las publicaciones de otras colegas más fácilmente. ¡Échale un vistazo y compártela! #Litranslators.

Puedes ver el contenido de la gente y trata de adaptar las estructuras que usan a tus propias publicaciones. ¡No te olvides de etiquetar o mencionar si compartes el contenido de otra persona! Y, por supuesto, reconóceles el mérito si te gustan sus contenidos :)

Cuarta pregunta: ¿cómo puedo destacar?

Para destacar, lo primero es identificar qué te diferencia de otras traductoras, y no, la respuesta no es «soy mejor», especialmente si acabas de empezar. La respuesta a eso es tu historia personal y por qué escogiste tu nicho. Cuando lo hayas identificado, puedes crear tu alias. 


El mio es @themediatranslator, ya que me especializo en traducir para medios de comunicación. Hay un montón de profesionales en el mercado que han escogido sus alias, y aquí tienes algunos ejemplos: 


@spanishtranslatorlondon -> Jacquelina optó por uno que indica su combinación lingüística y el lugar donde vive. 

@thewellnesstranslator -> Macarena se centró en su nicho: bienestar y salud.

@the.legaltranslator -> Natalia eligió indicar su nicho en su alias y su combinación lingüística en su perfil.

@fernanda.goncalves.pt -> Fernanda escogió indicar su país de origen, que también refleja cuál es su lengua materna.

@aritaglio -> Ariadna muestra las primeras letras de su nombre y de su apellido en su alias, pero también incluye sus áreas de especialización en el título de su perfil.

@polaenglish -> Paula decidió jugar con cómo las personas anglófonas pronuncian su nombre y luego escribió cuáles son sus áreas de especialización en el título. ¿No os parece inteligente?

#ucreatewetranslate -> Melisa decidió mostrar un hashtag creative que representa su mercado nicho: la traducción de arte y museos.


Estos son solo algunos ejemplos pero hay más, así que recomiendo que busques bien para evitar copiar a otras personas. Ahora que has visto lo que hemos hecho aquí, ¿cuál es tu alias? También podrías considerar crear una página de LinkedIn y una página web. ¡Son muy útiles!

Vale, ¿y cuál es el último consejo?

El último consejo que te voy a dar es que empieces a hacer un estudio de mercado a conciencia y que interactúes con el mayor número de profesionales que puedas en LinkedIn y en Instagram. 


¡Bienvenida!


Autora: VERONICA MANZANARES.